La dureza del asfalto

El camino, la carretera, la rueda, el pedal, la bici, la vida. A menudo nos solemos encontrar con noticias malas, feas, que no nos gustan. El ciclismo en úlitmos años solo aparece en las noticias por motivos malos, generalmente por “doping”, por prácticas ilegales que los jueces persiguen con especial dureza si cabe en el ciclismo.

Ayer por la noche en todos los telediarios se habló de ciclismo, y sintiéndolo mucho, hojalá esta vez fuese por un “doping”, porque hubiesen encontrado a algún corredor haciendo trampas. El caso es que ayer por la tarde la carretera se cobró una nueva víctima sobre la bicicleta, un deportista. Un puerto, un descenso, una carretera, unas curvas, un muro, alta velocidad, todo se juntó para llevar a las carreteras de Italia la mala suerte. El corredor del Leopard Wouter Weylandt dejó su vida en el descenso de un puerto, en una carretera.

Pero esta trajedia no nos puede hacer olvidar a todos aquellos que pierden la vida sobre el asfalto de forma anónima y que no abren telediarios, esto nos tiene que servir para que en la medida de lo posible demos valor a un deporte como el ciclismo, un deporte en el que los corredores se juegan la vida en muchos casos simplemente para poder comer.

El ciclismo no es el fútbol, muchos no pueden vivir de ello, no se juega con la “pasta” de la manera con la que se juega en otros deportes. Sin embargo, no hay carrera en la que un corredor no roce el frío asfalto con su piel. La mayor parte no pasan de arañazos, clavículas rotas, muñecas, brazos.

Me mata escuchar comentarios como que “los ciclistas son todos unos drogadictos” “van puestos hasta arriba” y demás lindezas.

El camino se acabó.

Todos a 110 km/h y de la mano

Parece que los tiempos de prohibir han llegado. Llega el momento de las medidas populares, a no, que prohibir fumar no es muy popular, pues llega el momento de las medidas anti-populares.

No fumo, y he de reconocer que entrar en un bar y que no huela a tabaco es una maravilla, pero no creo en las prohibiciones, no creo que sean la solución. En el caso de la ley antitabaco, me parecería más normal que se dejase a los bares decidir si prefiern clientes fumadores o no fumadores. Y no me vale decir que fumar mata, que fumar es malo, ya que los gobiernos son los mayores beneficiarios de que la gente fume, ya que aplican altos impuestos al tabaco.

Pues ahora le toca el turno a la velocidad, bajo la excusa de ahorrar gasolina, ahora no podremos circular a más de 110km/h en las autopistas y autovías españolas. Permítanme que me ría, ¿ahorrar? Que bajen los precios y se dejen de pamplinas. La DGT es una empresa, y como tal necesita recaudar, necesita ingresos. Todos estamos en crisis,  por lo que la DGT también lo está. ¿Qué pasa? Pues que bajamos el límite a 110km/h, ponemos unos cuantos radares, recaudamos bastante y ya está, crisis resuelta. Si les importase que ahorrásemos, bajarían los impuestos a la gasolina, asfaltarían las carreteras y no tendríamos que sufrir el horror y la pérdida de 5 minutos para pasar por El Bao. Si les importase la seguridad, adecuarían las carreteras y no tardarían años y años en acabar una autovía como la del Cantábrico.

¿Democracia? ¿Libertad? Wikileaks

Cuando este texto ve la luz, los que aquí solemos escribir estaremos refugiados en una isla, si, la que hay entre “el bigareiro” y “A pedra Imán”, más que nada por si las moscas. Todos alguna vez sospechamos lo mismo, que el mundo estaba gobernado por cuatro personas que hacían con nosotros lo que ellos querían. Unos os lo habréis creido más y otros menos, pero la verdad es que todos estábamos en lo cierto. Nos venden democracia, libertad, y al final todo se trata de movernos como a ganado.

Mi abuela pregunta, “¿qué e eso de  wikileaks?” Y la verdad que no sé que responder, ¿es una empresa?¿Un organismo?¿Una de espias?¿Un tocapelotas?¿Dios?¿El espíritu santo?

El caso es que ese ente llamado Wikileaks la está liando gorda. Para empezar a dejado en bragas a toda una potencia mundial como EEUU, y eso que aún no ha destapado nada. Poco a poco ha ido soltando información oculta y reservada a la que ha tenido acceso, que afecta principalmente a Estados Unidos. La primera reacción de los americanos dueños del mundo fue la de siempre, señalar con el dedo a Wikileaks como unos anti-patriotas y calificarlos de banda terrorista. Si por ellos fuera estarían camino de esa parte de isla que comparten con Cuba.

En las informaciones filtradas por Wikileaks se aprecia como EEUU trata de tontos al resto de los países, ya sea con unos gobiernos o con otros. Y ¿cuál es la reacción de estos países? Pues aunque la normal sería irse sobre los americanos y pedir explicaciones, todo lo contrario. La culpa es del mensajero. El miedo a que el mensajero también pueda sacar a la luz pública sus trapos sucios hace que se pongan nerviosos y que se unan todos contra un solo objetivo.

Vivimos en un engaño permanente. Vemos una película, si, una “americanada”, y pensamos que nada tiene que ver con la realidad, pero lo cierto es que la realidad siempre supera a la ficción. En estos días estamos viendo como la libertad es todo una falacia con la que los poderosos intentan mantener contento al pueblo.

A día de hoy el fundador de Wikileaks está detenido, bancos, redes sociales y diversas páginas han borrado todo lo que tenga que ver con Wikileaks, les han fulminado su servidor, los persiguen. Todas estas acciones nos dan a entender que la información proporcionada por Wikileaks es cierta, si simplemente fuesen tiros al aire, no se tomarían las molestias que se están tomando para acabar con este circo.

Otro día hablamos del poder de la red, y sobretodo de lo difícil que le resulta a los poderosos el poder controlarla.

El clásico Barça vs Madrid

Le llaman el clásico, y la verdad que si, no hay nada más clásico que el qué un partido de futbol nos haga olvidarnos de la realidad que nos rodea. No sé el motivo, hace un tiempo el fútbol me llamaba mucho más, incluso ahora me dicen que si es que ya no me gusta. Será el sufrir con el Real Oviedo, o simplemente el que uno va creciendo y viendo la realidad. El caso es qué hace unos días estábamos hablando de que Corea del Norte atacaba a sus vecinos del Sur, luego que se celebraba el día mundial contra la violencia de género, juntamente se hablaba de que si la crisis en Irlanda afectaría gravemente a España, pero, ¡¡¡alto!!! Es lunes y hay futbol, al diablo todo. Parece increíble, pero hoy no se habla de otra cosa, así somos, gente sin sentimientos, hoy nos puede importar una guerra, y mañana si Cristiano Ronaldo marca o no.

Ya no importa nada, solo CR7, no, no es un detergente, y Messi. Te levantas, un frío que pela, hielo en la carretera, enciendes la radio del coche y ya tienes futbol. A la vez que te disparan con balas de “clásico”, te dicen que ellos no quieren. Hoy no se habla de otra cosa que no sea el “gran partido”, el “partido del siglo”. No sé si será el del siglo, lo que sé es que todos los años acaban jugando dos partidos del siglo, uno en Barcelona y otro en Madrid.

Es lunes, un lunes más o ¿no? Si fuese un lunes más la gente estaría con cara aburrida, cansada, y con pocas ganas de todo, pero que va, hoy es como si el fin de semana aún no acabase. Mañana habrá gente a la que le parezca que está a lunes y a otros les parecerá que están de nuevo a viernes. Mirándolo de esta forma, seguro que hoy las empresas producen bastante más.

Qué locura, ¿a caso no acabo yo también dedicando estas líneas al clásico?

25 de noviembre

25 de noviembre, como la mayoría sabéis es el día internacional contra la violencia de género. Tristemente, a día de hoy estamos viendo cada día casos de violencia, en su mayoría de violencia machista, que vergüenza que tengamos que oír o contar esto, si os digo la verdad, yo no tengo palabras para describiros la situación, solo sé que cientos y miles de mujeres mueren cada día a manos de sus parejas…

Yo, como hombre, me  siento dolido cada vez que pongo el telediario o leo las noticias y aparece un hombre que mató a su pareja, estas son algunas de las veces en las que ser hombre me da vergüenza. Todavía vivimos en una sociedad machista, tampoco sabría como atajar el problema, pero creo que la solución está en el futuro, es decír, en los niñ@s. Partiendo de la base de darles una educación fomentada en la igualdad y en el respeto, tendríamos que transmitirles unas formas, relacionandonos nosotros mediante la igualdad, el respeto…nosotros somos para ellos un punto de referencia de donde van a aprender y a educarse, pues que mejor que darles una educación

correcta.

El mundo puede cambiar, cada uno poniendo su granito de arena estará contribuyendo a que esta situación cambie y que no tengamos que conmemorar más el día de la violencia de género, porque esta ya no exista…

SACA TARJETA ROJA AL MALTRATADOR!!!

p.d. La violencia es el último recurso del incompetente (Isaac Asimov)

ALEX

© Javier Fernández López