¿Democracia? ¿Libertad? Wikileaks

Cuando este texto ve la luz, los que aquí solemos escribir estaremos refugiados en una isla, si, la que hay entre “el bigareiro” y “A pedra Imán”, más que nada por si las moscas. Todos alguna vez sospechamos lo mismo, que el mundo estaba gobernado por cuatro personas que hacían con nosotros lo que ellos querían. Unos os lo habréis creido más y otros menos, pero la verdad es que todos estábamos en lo cierto. Nos venden democracia, libertad, y al final todo se trata de movernos como a ganado.

Mi abuela pregunta, “¿qué e eso de  wikileaks?” Y la verdad que no sé que responder, ¿es una empresa?¿Un organismo?¿Una de espias?¿Un tocapelotas?¿Dios?¿El espíritu santo?

El caso es que ese ente llamado Wikileaks la está liando gorda. Para empezar a dejado en bragas a toda una potencia mundial como EEUU, y eso que aún no ha destapado nada. Poco a poco ha ido soltando información oculta y reservada a la que ha tenido acceso, que afecta principalmente a Estados Unidos. La primera reacción de los americanos dueños del mundo fue la de siempre, señalar con el dedo a Wikileaks como unos anti-patriotas y calificarlos de banda terrorista. Si por ellos fuera estarían camino de esa parte de isla que comparten con Cuba.

En las informaciones filtradas por Wikileaks se aprecia como EEUU trata de tontos al resto de los países, ya sea con unos gobiernos o con otros. Y ¿cuál es la reacción de estos países? Pues aunque la normal sería irse sobre los americanos y pedir explicaciones, todo lo contrario. La culpa es del mensajero. El miedo a que el mensajero también pueda sacar a la luz pública sus trapos sucios hace que se pongan nerviosos y que se unan todos contra un solo objetivo.

Vivimos en un engaño permanente. Vemos una película, si, una “americanada”, y pensamos que nada tiene que ver con la realidad, pero lo cierto es que la realidad siempre supera a la ficción. En estos días estamos viendo como la libertad es todo una falacia con la que los poderosos intentan mantener contento al pueblo.

A día de hoy el fundador de Wikileaks está detenido, bancos, redes sociales y diversas páginas han borrado todo lo que tenga que ver con Wikileaks, les han fulminado su servidor, los persiguen. Todas estas acciones nos dan a entender que la información proporcionada por Wikileaks es cierta, si simplemente fuesen tiros al aire, no se tomarían las molestias que se están tomando para acabar con este circo.

Otro día hablamos del poder de la red, y sobretodo de lo difícil que le resulta a los poderosos el poder controlarla.

© Javier Fernández López