El Otoño!

Llevo unos días intentando escribir, pero no lo consigo. Hace varios días que siento un no sé que, me siento delante del ordenador y no sé que poner. Voy a quedarme agusto y dar libertad absoluta a mis dedos sobre el teclado, espero que escriban todo lo que se me pase por la cabeza.

Hoy comienza el otoño, nos abandona el verano. Las hojas de los árboles comenzarán a caer. Las temperaturas comenzarán a descender. Viene la temporada de pasear, de caminar por la costa, de recorrer los bosques, de irse a la montaña. Tiempo de sacar las botas, el paraguas y el abrigo, y a caminar. Sobretodo tengo ganas de caminar. Estación rara el otoño, ahí a caballo del verano y el invierno.

Según va pasando el otoño, voy sacando la ropa invernal. Se van acortando los días y parece como que pasásemos de una vida totalmente loca como el verano, a una vida más relajada e íntima. Esta es la vida que me gusta, si, soy muy casero y poco fiestero, así soy. En otoño me lo paso tan bien como en invierno, aguanto más el frio que el calor. Pónme dos hielos!

Domingos lluviosos en casa, bajo una manta mientras el agua cae en la ventana. Domingos lluviosos de fútbol, sentado en una fria butaca del Carlos Tartiere, con guantes, bufanda, abrigo y dando palmas para no quedarse congelado por el frio y la fina lluvia. Domingos de comida caliente en casa. Domingos de reencuentros.

En fin, el otoño ya está aquí, un año más, puntual y sin fallar. ¿Voy a fallar yo?

¿En qué se diferencia el otoño del invierno?

En definitiva, caminando hacia la inalcanzable felicidad.

Otoño

P.D. Menuda entrada me ha quedado! :)

© Javier Fernández López